SuperHandball Magazine en MLA
ALEMANIA 2007 4/2/2007

"Weltmeister: Alemania gritó campeón".

Enviar Artículoenviar artículo

En una gran e inolvidable final, Alemania, país anfitrión, derrotó a Polonia por 29 a 24 y se consagró campeón del mundo tras 28 años de sequía. Fue una final soñada, con un marco único. 20.000 fanáticos presenciaron la coronación de su selección frente al guerrero equipo polaco que cuando parecía estar muerto resucitó de entre las cenizas. Sin embargo el enorme recambio, la presión de la gente y la mano de los arbitros terminaron inclinando la cancha en favor de Alemania, que logró volver a ser el mejor del globo, algo que no se daba desde 1978. El inicio del encuentro fue favorable para el equipo alemán, que desde el vestuario lograba hacerse de una ventaja inusitada para este tipo de definiciones. Polonia no respondía y era aplastado por una escuadra alemana que, envalentonada por su condición de organizador, había salido a matar a su rival (logrando un 8 a 3 parcial desde el vamos). Con 5 estupendas atajadas de Henning Fritz (que terminaría siendo elegido como figura del cotejo) y varios robos de balón aprovechados por el veloz Torsten Jansen, Alemania estableció una enorme diferencia en los primeros 10 minutos de juego. Brand sorprendió con Michael Kraus en cancha. El goleador de Göppingen no defraudó y le dio mucha dinámica al juego de su equipo desde el armado central. Gracias a su velocidad Alemania supo sacarle el jugo a las carreras diagonales de los lanzadores Hens y Zeits. En el fondo, el patrón de la defensa, Oliver Roggisch, estuvo impecable en la tarea de organización. Pero con el correr de los minutos los armadores polacos Karol Bielecki y Grzegorz Tkaczyk comenzaron a soltar su brazo desde larga distancia para acortar diferencias en el tablero. Alemania no estuvo preciso y Polonia supo aprovechar los errores de un conjunto alemán que empezaba a sentir el desgaste producido por la vertiginosidad de los primeros minutos. Fue entonces cuando el capitán Baur reemplazó al ahogado Kraus para darle a los alemanes la cuota de oxígeno que les permitiría llegar al descanso 17 a 13 arriba en la pizarra En la segunda mitad, al igual que ocurriera en la etapa inicial, Alemania salió al campo de juego a matar o morir. Esto explica la amplia diferencia lograda (20 a 14) por los de Brand cuando promediaban solo 4 minutos del complemento. Pero no todo fue sonrisas del lado de los alemanes. Tras para un tiro desde el extremo derecho, Henning Fritz resintió su rodilla derecha y debió abandonar el campo de juego para luego ser reemplazado por el enorme arquero del Magdeburg Johannes Bitter (2.02 m). Sin embargo, cuando todos pensaban que los de Brand cerrarían el partido, tuvo lugar la heroica remontada polaca. La implacable y dura defensa de los orientales cerró todas las puertas a la ofensiva germana. Durante casi 10 minutos Alemania no supo vulnerar al agresivo fondo planteado por Wenta y solo pudo convertir una sola anotación. Llegaron entonces las definiciones del central Tkaczyk y los goles desde el extremo en manos de Jurasik para poner las cosas 22 a 21 para sorpresa de las casi 20.000 almas presentes. Pero una vez más Alemania sacó su chapa de candidato y anfitrión. Empujado por el enardecido público, por el coraje de sus jugadores y por algunos fallos muy dudosos empezaron a estirar diferencias de contragolpe. Cayeron los goles de Florian Kehrmann, Jansen y Hens para escribir las últimas páginas de este campeonato del mundo. Con gran oficio y resto, Alemania se llevó por delante a Polonia en los últimos minutos y se preparó para festejar a lo grande. Los 60 segundos finales se vivieron como una gran fiesta fuera y dentro del campo de juego. Con una gran campaña en su haber; tras haber dejado en el camino a Eslovenia, España y 2 veces a Francia, tras haberse tomado revancha del equipo sorpresa del certamen, Alemania se consagró finalmente campeón del mundo en un Kölner-Arena que explotó un minuto antes de que sonara la chicharra. La "nueva generación" (así llaman a este grupo de jugadores los fanáticos en Alemania) consiguió con este histórico logro hacer resurgir a este gigante del balonmano de las sombras en que se encontraba, en lo que a mundiales respecta. Con Heiner Brand a la cabeza alcanzaron el anhelado título y se tomaron revancha del equipo polaco, que los había vencido amargamente en la primera fase por 27 a 25. "Realmente no se que debo decir", dijo Heiner Brand tras el encuentro en la conferencia de prensa. Y agregó "Hace tres semanas pensaba que algo asi era prácticamente imposible". El DT germano había participado como jugador de la última copa del mundo que quedó en manos de Alemania allá en 1978. "Esto es un sueño simplemente inimaginable, lo logramos, tenemos el trofeo. Da lo mismo como se haya dado el partido, somos campeones en nuestra propia tierra, no se puede pedir más", comentó el experimentado central Markus Baur. Mientras millones de fanáticos celebran a lo largo y ancho de todo el país una fiesta de proporciones desconocidas hasta el momento, Heiner Brand es coronado como "Handball-Kaiser" por los medios locales. El plantel recibió además U$S 100.000 como premio por la IHF como premio por el meritorio primer puesto logrado. SINTESIS ALEMANIA (29) FRITZ, HENS (6), ROGGISCH (1), KLEIN, GLANDORF (2), BITTER, BAUR, ZEITZ (3), JANSEN (8), KLIMOVETS (1), KRAUS(4), KEHRMANN (4), KAUFMANN (0), SCHWARZER (1). POLONIA (24) SZMAL, LIJEWSKI (1), JACHLEWSKI (1), TKACZYK (5), BIELECKI (3), SIODMIAK (1), WLEKLAK (1), JURECKI (2), JURASIK (5), JURECKI (1), WEINER, KUPTEL (1), TLUCZYNSKI (2), LIJEWSKI Marcin (1). EL BRONCE FUE DANES Dinamarca se quedó con el 3° puesto tras vencer cómodamenta a la selección francesa por 34 a 27. Con Lars Christiansen como abanderado los daneses sacaron grandes diferencias ya en la primera mitad (9 goles).

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados