SuperHandball Magazine en MLA
Gladiadores 30/10/2017

El valor de la prueba

Enviar Artículoenviar artículo

Román Bravo

Analizar. Confirmar. Sorprenderse. Descubrir. Experimentar. Probar. Seis buenas palabras para referenciar lo que ha sido el 4 Naciones para Argentina. Manolo Cadenas tuvo la chance de ver en la pista a jóvenes talentos y a “viejos” nombres con la camiseta celeste y blanca. Los pudo comparar, sacar algunas conclusiones de cara a futuro y tuvo la posibilidad de convivir más de cerca con pibes (y no tan pibes) que conocía solamente por TV hasta hace unos meses.

Es imposible pensar que el torneo llevado a cabo en Sao Paulo no es positivo. Competir, concentrar a Los Gladiadores, tener a los jugadores todos juntos, es fundamental para la vida del cuerpo técnico y del mismo grupo. Siempre sentir roce internacional es interesante, no hay manera de que no sume a la vida del deportista el jugar contra otras selecciones, por diferentes motivos, eh. Sean los que sean. Por ejemplo, hay muchos jugadores que no tienen una fuerte competencia semanalmente y chocar a este nivel les permite crecer. Hay otros que nunca se habían puesto la camiseta de la selección mayor y debían demostrar, con errores o aciertos, si podían estar a la altura. Existen varios que en este torneo tuvieron un papel más protagonista, debido a las ausencias de nombres muy fuertes. Todos, los 17, tenían que pasar un lindo examen. Y hubo casos muy interesantes.

Pensando siempre en un nivel Panamericano, y teniendo como objetivo ODESUR, clasificación al mundial y a Tokio, Maciel y Bar dejaron tranquilo a Manolo. Evidenciaron que hay buenos recambios en el arco nacional. Federico Pizarro demostró que es una gran variante de lateral y Julián Souto Cueto afirmó que puede jugar en la primera línea Gladiadora, a base de su letal brazo y su potencia física. Manuel Crivelli sorprendió gratamente y se ganó la chance de ser variante en el centro, los pivotes aliviaron el pensamiento de que Gonzalo Carou pueda tener más descanso en el ámbito continental y los extremos, en la generalidad, también estuvieron a la altura. Por nombrar algunos, estos fueron puntos altos que luego habrá que esperar si pueden dar el salto y rendir en un mundial o en Juegos Olímpicos. Una cosa es América y otra el mundo.

Después, hay apellidos que seguramente necesitan más tiempo. Los altos (Bonanno, Moyano y Fischer), aportaron sus centímetros y son una apuesta del DT, que quiere sumar gente a “La Banda de los 2 metros”. Después de tanto lamentarnos de que no teníamos gigantes, ahora hay una buena variante para trabajar, con laburo y paciencia. James Parker, por su parte, parece tener su futuro más abocado a la parte defensiva, siendo también del gusto del cuerpo técnico por su potencia física. Son jugadores que necesitan un poco más de rodaje, pero que pensando en los próximos años pueden aportar mucho en venideros torneos, por ahí en el próximo ciclo.

Y esta última frase se hace fuerte pensando que ahora, con el Barcenas como próximo horizonte, Argentina tendrá nombres más fuertes, con experiencia y chapa "celestiblanca" seguramente pensando ya en jugar por los puntos, por las clasificaciones, más en el hoy que a futuro. Por eso fue muy bueno darle espacio en este torneo a los jóvenes, a los nuevos, para que conozcan lo que es la Selección Argentina. No hay chance de negarlo, el 4 Naciones les sirvió a todos. Siempre es interesante tomar examen. La prueba sirve.

Foto: Cinara Piccolo/CBHb

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados