SuperHandball Magazine en MLA
Cuento de Mayo 20/4/2007

Euclides o “De las Musas”

Enviar Artículoenviar artículo

Prof. Eduardo Ferro

Toga gris, sandalias marrones, cabello entrecano enrulado, barba blanca y tez pálida de busto pintado con cal, apareció de sorpresa en las pantallas de televisión el nuevo entrenador del equipo.

Dispuesto a dar la charla técnica del entre tiempo, altivo, elevó el brazo derecho haciendo calmar a sus alterados discípulos.

¡Sorpresa en los televidentes!... El director de cámara preguntó si no era un chiste. El camarógrafo, sacando la cabeza del visor del objetivo y asomándose por la pantalla, con irónico gesto del dedo índice respondió: ¡No, no!

- ¡Salga de ahí adelante, inútil!- Se escuchó en los parlantes.

El camarógrafo despareció, y se vio de inmediato un tímido dedo pulgar que indicaba O.K.

Cuando los asistentes acercaron la caña de pescar palabras, que lleva en la punta- en vez de anzuelo- un micrófono, todos- atónitos- escucharon que no hablaba ninguna lengua conocida.

Inmediatamente los auspiciantes encendieron sus celulares, quejándose del infortunado trance.

- ¿Quién es?... ¿Qué está diciendo?...- ¡El productor en ascuas!

A los pocos segundos de la trasmisión un televidente llamó al canal.

- ¡Está hablando en griego antiguo!... Yo soy profesor de lenguas muertas, puedo traducirles. –

- ¿Está seguro, señor?

- No tengo dudas-

- ¿Qué hacemos? Preguntó el asistente de dirección.

- ¡Y dale!- dijo el director del programa.

- Vean- comentó el traductor televidente. – Haciendo uso de la oratoria antigua, explica las reglas de la geometría plana. Qué es un círculo, un segmento, un arco de circunferencia… Punto, línea, recta, plano, eje, péndulo…-

-¿Péndulo?-

- ¡Sí, péndulo!... Oscilación, va y viene… Toma y daca… Dos de cal y una de arena… ¿Qué se yo?... Hay palabras que no entiendo… Le traduzco literalmente, después ustedes interpreten a gusto.

- O.K., muchas gracias, déle con confianza amigo- Respondió el director.

- “¡Paralelepípedos de tangentes obtusas!... ¡Hipérboles mal sanas!... ¿Está vació vuestro oval espacio entre los occipitales y el parietal?... ¡Hijos de madres virginales por la casualidad de alguna braga desabrochada, que por el vértigo libidinoso de algún cilindro alargado penetró en orificios bulbosos!... El pentágono de catetos mayores por “Pi” radio al cuadrado, sobre la hipotenusa del seno adyacente, que recibiréis en el punto Omega del Delta de la Epsilon, si no hacéis los que os sugiero en griego antiguo con todos los artilugios de la geometría…” ¡Esto es un enigma!… ¿Pero algo se entiende?… ¡Verdad señor director!-

- Nunca escuché una charla técnica más clara- Respondió el director… -Y eso que escucho casi todas, debido a mi trabajo; pero ésta… ¡Asombrosa, que claridad de conceptos!-

La cámara se acercó a la pizarra que tenía para ilustrar su esmerada disertación.

Había un ovillo de líneas llenas y punteadas, arcos de circunferencia, radios vectores, flechas chocándose, infinita superposición de círculos… ¡Un caos geométrico!

- ¿Pero que está diciendo?... ¡Profesor!... ¿Puede seguir la traducción?-

- Sí… Si, tenga paciencia, es griego del siglo tercero antes de Cristo, no es nada fácil…

Me temo qué… ¡¡¡No puede ser!!!... ¡¡¡Pero si es Euclides!!! el más grande geómetra de la antigüedad… Espere… Ya entiendo…. Ahora está más tranquilo… dice:

“Ciudadanos de la palestra, artífices del juego limpio, esbeltas figuras que en sana competencia intentáis doblegar el furibundo ataque de vuestros circunstanciales, justos y nobles rivales. Con mi larga experiencia de 2.300 años, asegúroles que este desquiciado juego, definese cuando uno de los dos valerosos “ESPANTA PELOTAS” -altas y robustas siluetas que, en egregia, desafiante y erguida permanencia, cual Hércules tronante, frente al desenfrenado “SALTO LANZAMIENTO” mortal de su contendiente- está más inspirado, por el mágico elixir de la Musa “BALON-MANO-TORPE”, que el otro “ESPANTA PELOTAS”… Es así. El hombre es prisionero del designio de los dioses, de la Musa “BALON-MANO-TORPE” y –dramática paradoja- del “errar humanum est” de los serviciales, justos, sumisos y bien intencionados árbitros.

Mientras tanto, en el bajo mundo de la cancha, doce arlequines van y vienen, se golpean, corren, saltan, se caen, pasan y tiran pelotazos a granel, se insultan a diestra y siniestra. Pero, nada de eso tiene utilidad alguna. Todo está escrito -con jeroglíficos egipcios- en el libro de la sabiduría; la prolija planilla de resultados”.

De golpe, todos los televidentes, arrancaron de sus manos infinitos aplausos en un arrebato de emoción, se pusieron de pie, y cantaron loas a tan esforzado y verídico discurso.

Euclides, dándose cuenta -por quién sabe que misterioso oráculo- miró la cámara y pidió silencio en humilde actitud de filósofo. Una pausa y siguió así:

“Yo, ni nadie en este mísero mundo, puede enseñarles nada en tan poco tiempo. Inspírense y pidan a los dioses del nevado Olimpo, que la pelota acaricie la red rival más veces que la propia-.

- ¡Qué humildad!- Gritaban los escuchas. - ¡Qué ejemplo para sanear la omnipotencia de los entrenadores!-

- ¡Daremos la vida por ti, oh noble Euclides!- Respondieron al unísono todos los jugadores, elevando al cielo un grito desgarrador que paralizó a todo el estadio.

El director del programa pidió urgentemente hablar con el presidente del club.

- Hola… si, soy el presidente-

- Señor, ¿ese hombre es Euclides?-

- ¡Sí!-

- ¿Pero cómo hicieron para traerlo acá?... ¿Viajo a través del tiempo?-

- Trasmigración de las almas, llamaba a esto Platón. Una realidad intangible hasta no hace mucho… ¡Ya no sabíamos qué hacer para ganar un partido! Y bueno, intentamos estos artilugios de la era cibernética. Usted sabe, Internet, con la comunicación por el espacio incorpóreo permite ahora hacer estos milagros. Nos costó un gran esfuerzo: rifas, donaciones, coimas, contactos internacionales, sepultureros, historiadores.-

- Pero espere, espere un poco. Antes que nada, ¿los jugadores entienden griego?-

- ¡¡¡No!!!... Pero es igual que cuando le hablaban los demás entrenadores, nunca entendieron nada… Por lo menos con Euclides… Su prestigio, trayectoria… ¡discípulo de Sócrates!... ¿creo?... Rodeado del Partenón, las Cariátides…-

- ¡Eso no es importante, lo que vale es que lo entiendan a él!-

- ¡¡¡Imposible!!!... ¡ni a él, ni a nadie!

- Ahora el qué no entiende nada soy yo-.

- Vea, señor director: Como cuando defendían les decían que estaban clavadas como estatuas, que eran fríos como el mármol, les gritaban ¡maricones!... Usted debe saber los comentarios que se hace de los antiguos griegos… bueno… en fin, entre ellos se entienden. Entonces la comisión directiva, en un arrebato de inspiración, algo difícil de conseguir, pensamos que con el arte antiguo, la escultura, la matemática, la retórica, la táctica de las guerras antiguas, espadas, escudos y lanzas…la geometría… ¡¡¡Estábamos desesperados!!!-

- Pero dígame, ¿por qué no buscaron un buen arquero, ya que todo se reduce a eso, según Euclides?-

- ¡Un arquero!... Es lo próximo que vamos a intentar. Estamos haciendo investigación genética en el C.O.N.I.C.E.T., mezclando cromosomas de orangutanes, kamikases de la segunda guerra, espantapájaros y bailarines frustrados del ballet de Praga, pero lleva bastante tiempo encontrar el biotipo… Darwin no podría dar una mano, su “Teoría de las Especies” es una obra magistral para estos casos. Todo depende de las condiciones del contrato con sus descendientes. Cuando tengamos al arquero, con Euclides de técnico… ¡¡¡¿Quién nos para?!!!-

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados