SuperHandball Magazine en MLA
HANDBALL OLÍMPICO 6/8/2008

Haciendo un poco de Historia

Enviar Artículoenviar artículo

Luciano Emanuel Giliberti

Si se tiene en cuenta que en Beijing habrá deportes que cumplirán su centenario dentro del Programa Olímpico, caso el fútbol, no es descabellado decir que la relación entre el handball y el olimpismo es bastante nueva. Se conocieron por primera vez en Berlín 1936, pero recién la unión se afianzó a partir de Múnich 1972. Desde aquel debut cuando todavía se jugaba al aire libre los lazos se han ido reforzando hasta lograr la consolidación absoluta que existe en la actualidad.

Con los Juegos Olímpicos a la vuelta de la esquina es un buen momento para repasar como fue el devenir del handball en el marco de la cita cultural, política, deportiva, social e histórica más importante que existe en el planeta.

Berlín 1936

Probablemente fueron los Juegos Olímpicos más polémicos que se hayan realizado. Se disputaron bajo toda la parafernalia nazi posible mientras el Comité Olímpico Internacional (COI) miraba lo que ocurría sin hacer demasiado para impedirlo. Con la aprobación de Adolf Hitler más el respaldo de Carl Diem, pieza clave en el desarrollo de este deporte, el handball hacía su debut dentro del Programa Olímpico en su casa.

Participaron 6 selecciones: Alemania, Hungría y Estados Unidos (Grupo A); Austria, Rumania y Suiza (Grupo B). Alemanes y austriacos disputaron la definición. "La lluvia que comenzó durante el partido entre Suiza y Hungría (3° puesto) continuó durante la final. El campo se volvió pesado, el viento, sin embargo, no aumento. La solidez de los dos equipos se redujo considerablemente y la pelota era difícil de manejar en muchas ocasiones", explica el reporte oficial sobre el desarrollo del encuentro, que quedó para los alemanes por 10-6 (5-3).

Un dato poco conocido es que Argentina fue invitada a participar. En 1935 llegaron al país miembros del Comité Olímpico Alemán para promocionar el evento. En una reunión con los directivos de la Federación Argentina de Balón los instaron a la incorporación del handball y los invitaron a conformar una selección para ir a Berlín. Finalmente el plan no prosperó porque en ese momento en el Río de la Plata todavía se jugaba Balón y el handball estaba muy en pañales.

Tras Berlín 1936 estalló la Segunda Guerra Mundial, que se extendió entre 1939 y 1945. Esto obligó a que la creación del Barón Pierre de Coubertin se suspendiera y entrara en un período de ostracismo. La Llama Olímpica volvió a encenderse en 1948 en una devastada ciudad de Londres. La elección de la sede no fue la mejor noticia para el handball.

Finalizada la Gran Guerra Alemania y Austria fueron expulsados del COI y todo lo que tuviera que ver con ellos dos no caía bien, en especial en la capital británica, que había sufrido un furioso bombardeo por parte del ejército alemán. Los intentos de la Federación Internacional (IHF) fueron vanos porque los organizadores no dieron el brazo a torcer y el handball quedó excluido de los Juegos Olímpicos.

En Helsinki 1952 fue incorporado como deporte de exhibición en la modalidad de campo. Suecia fue el campeón al ganarle a Dinamarca 19-11 (8-5).

Múnich 1972

Por lo que sucedió en estos Juegos Olímpicos el retorno definitivo del handball fue algo ínfimo. La ciudad bávara y el Mundo se impresionaron por la Masacre de Múnich, atentado perpetrado por la agrupación Septiembre Negro contra el equipo israelí, del que murieron sus 12 integrantes, luego de ser tomados como rehenes en la Villa Olímpica. Todo lo demás quedó reducido casi a un hecho anecdótico.

Durante su ausencia en esta cita el handball fue mutando hasta adquirir la forma actual. A esta competencia asistieron 16 equipos y se dividieron en dos fases de grupos que tuvieron lugar en diferentes subsedes. Además de Múnich acogieron al torneo Göppingen, Augsburg, Böblingen y Ulm. Como era de esperar, el dominio vino por parte del bloque soviético. El oro fue para Yugoslavia, que en la final venció a Checoslovaquia 21-16. El bronce quedó para Rumania.

El Preolímpico americano para Múnich significó el debut de Argentina en una competencia homologada por la IHF.

Montreal 1976

Comenzaba la era de los boicots y el handball lo sufrió con la deserción de Túnez a último momento. Los tunecinos se sumaron al bloque africano que protestaba contra el Apartheid en Sudáfrica. Al margen de lo político, fue el debut de la rama femenina, en la cual tomaron parte 6 selecciones.

El dominio que tenían las naciones ubicadas detrás de la Cortina de Hierro se volvió a hacer latente en Canadá. La URSS dominó ambas categorías y se quedó con los dos oros. El podio masculino lo completaron Rumania y Polonia, con plata y bronce respectivamente. En mujeres, en tanto, disputaron un todos contra todos que depositó a la RD Alemania segundo y a Hungría tercero.

Moscú 1980

Los Juegos celebrados en la metrópoli moscovita giraron en torno al boicot llamado por Estados Unidos, al que se sumó Argentina. Esto obligó a la IHF a tener que sumar competidores que originalmente no estaban clasificados. De los 12 participantes entre los caballeros solo España, Suiza y Dinamarca no eran parte del bloque socialista, mientras que entre las mujeres los europeos participantes eran todos provenientes de naciones comunistas.

Más que nunca el dominio de Europa del Este se notó en todo su esplendor porque coparon el podio. La RD de Alemania (oro), URSS (plata) y Rumania (bronce) fueron los premiados en la competencia masculina. En tanto entre las mujeres los galardonados fueron URSS (oro), Yugoslavia (plata) y RD Alemania (bronce).

Los Ángeles 1984

Como represaría a lo que ocurrió cuatro años atrás, ahora los que se ausentaron fueron la mayoría de los aliados a la URSS, por lo que otra vez la IHF tuvo que reestructurar la competencia. Igualmente esto no impidió que se presentaran países del Este europeo, por lo que su dominio se mantuvo en pie. Yugoslavia (oro), RF Alemania (plata) y Rumania (bronce) se subieron al podio en los hombres. Entre las mujeres se repitió el campeón masculino. Por detrás de las yugoslavas se colocaron dos representantes asiáticos, rompiendo la hegemonía de Europa: Corea del Sur y China, respectivamente,

Seúl 1988

Fue la última vez que no hubo países por cuestiones políticas. Fue un grupo reducido que no afectó demasiado el desarrollo de las competencias. En lo que a handball respecta todo volvió a su cause normal. A pesar de los 8 años de ausencia la URSS reconquistó el oro después de tirarle todo su poderío a los locales en la final porque los vencieron 32-25 (17-11).

Los más saliente fue que entre las mujeres se aumentó el cupo de clasificados. Se pasó de 6 a 8, lo que obligó a cambiar el sistema de disputa. Ahora eran dos grupos de 4 y una ronda final descartando los puntos obtenidos ante los que quedaron eliminados. Hubo festejo a lo grande porque por primera vez en la historia las locales se quedaron con título rompiendo así la seguidilla socialista. En el segundo lugar fue para Noruega y en el tercero la URSS.

Barcelona 1992

A comienzos de la década del 90 la geografía del mundo vivía un cambió muy profundo. El Muro de Berlín se desmoronaba y Alemania se unificaba. La Unión Soviética de a poco se iba desmembrando, al igual que Yugoslavia. La Guerra Fría llegaba a su fin y la bipolaridad reinante iba siendo parte del pasado. Todos estos factores rodearon a los Juegos Olímpicos celebrados en Cataluña, en los cuales la palabra boicot no fue pronunciada después de mucho tiempo.

Por supuesto que el handball no fue la excepción porque su mapa también era otro. Con la desaparición de la URSS se perdía uno de los grandes animadores. Bajo el nombre de Equipo Unificado se quedaron con el oro en la rama masculina. En la final vencieron a la Suecia de Marcus Wislander por 20-22 (9-9). En el tercer lugar aparecía Francia con Jackson Richardson en el plantel. Al igual que los nórdicos, los galos obtenían su primera medalla olímpica.

Entre las mujeres no hubo demasiadas variantes porque el podio fue idéntico al de Seúl, algo que no es común que ocurra. Corea del Sur mantuvo el oro, Noruega se mantuvo segunda y la ex URRS bajo la Bandera Olímpica se apoderó del bronce.

Atlanta 1996

Esta nueva edición era especial porque se celebraba el centenario y por eso la opción lógica era que la organización recayera sobre Atenas. Para sorpresa de todos no fue así y el honor fue para la capital del Estado de Georgia, sede de la empresa Coca Cola, que es uno de los sponsors más fuertes del COI. Por los pasillos del Centro de Prensa se empezaría a escuchar muy seguido una nueva palabra: Internet.

El handball, por su parte, llegaba a un territorio desconocido ya que en Estados Unidos no goza de demasiada popularidad. Esto no impidió que en los partidos disputados en el Centro de Convenciones de Georgia tuvieran una muy buena presencia de espectadores durante los 15 días de competencia.

Con resabios de los que había sido Yugoslavia, a la final llegó Croacia eliminado en semifinales a Francia, que ostentaba la corona mundialista. Se encontró contra Suecia que buscaba revancha de lo ocurrido cuatro años atrás en Barcelona. Wislander y compañía tuvieron que ahogar nuevamente el festejo porque en un partido muy emocionante los croatas ganaron 26-27 (11-16) y ponían su nombre en lo más alto. El tercer lugar quedaba para España, que se imponía al campeón del mundo 27-25 (13-12) y celebraba su primera medalla en la historia.

Las mujeres verían el inicio de la dinastía dinamarquesa. En la final se veían las caras Dinamarca, aspirante al título, y el bicampeón Corea del Sur. En una definición que quedó en los anales del handball olímpico, las europeas ganaron 37-33 (29-29/13-17) porque fue un choque muy cerrado y que recién en los instantes definitorios del suplementario conoció a su ganador. De esta manera nacía una especie de clásico porque 8 años más tarde volverían a protagonizar una final olímpica más emocionante que esta. Hungría venció a Noruega 20-18 (6-9) y se colgaba por primera vez una presea olímpica.

Sydney 2000

Australia es un país acostumbrado a acoger citas de primer nivel. Es por eso que en esta segunda oportunidad como organizador de los Juegos Olímpicos (la anterior fue en Melbourne 1956) no dudaron en darle una grandilocuencia como nunca antes se le había dado al evento. Fue una fiesta de principio a fin que se vio manchada por los casos de doping, cada vez más frecuentes dentro del deporte de alta competencia.

El handball de elite, por su parte, volvió a encontrarse con un lugar que no le es afín ya que si no fuera por los Juegos Olímpicos probablemente le hubiera sido muy difícil a Australia tener una competición con las selecciones top. Al igual que en Atlanta, esto no tuvo peso a la hora de la convocatoria ya que mucha gente se acercó al estadio, disputándose la mayoría de los partidos a casa llena. Definitivamente el handball se había ubicado entre los deportes de más público.

Suecia llegó portando la corona de campeón mundial y con la generación de los 90 despidiéndose. Por eso estaban decididos a colgarse el oro de una vez por todas. Con la base que había conquistado el cetro mundialista en Japón 1997 Rusia volvió a lo más alto del podio, algo que no sucedía desde la URSS. Wislander y sus compañeros tuvieron que conformarse otra vez con la plata y los Juegos Olímpicos le siguen siendo esquivos al handball sueco. Luego de Sydney no volvieron a clasificar.

Las damas dejaron de ser 8 y pasaron a 10. Hubo un nuevo viejo campeón porque Dinamarca volvió a coronarse al imponerse en la final a Hungría 31-27 (14-16). Las surcoreanas se mantuvieron en el podio, pero esta vez tuvieron que conformarse con el bronce, dejando afuera a Noruega, que había sido campeón del mundo en Noruega/Dinamarca 1999.

Atenas 2004

El COI saldó su deuda después de la polémica elección de Atlanta. Así la capital griega volvió acoger a este evento tan afín a la cultura helena. Fueron los primeros Juegos de Jacques Rogge como máximo mandatario del olimpismo después de la escandalosa salida Antonio Samaranch, manchado por los casos de soborno para la elección de Salt Lake City 02 como sede los Juegos Olímpicos de Invierno. También Internet mostró todo su poderío y se hicieron las primeras trasmisiones televisivas por esta vía.

El Sports Pavilion y el Faliro Coastal Zone Olympic Complex fueron las sedes handbolíticas. Los croatas llegaron a Atenas con mucho ánimo porque venían de festejar su primer título del mundo. Después de años de ausencia Alemania volvió a estar en la charla grande. Croacia en la etapa definitoria eliminó seguidamente a Grecia y Hungría. Mientras que Alemania superó a España, que meses más tarde levantaría la copa del mundo, y Rusia, que no pudo defender el oro. Los bálticos ganaron 26-24 un partido muy emocionante y reconquistaron la medalla dorada. Los alemanes, en cambio, se quedaron con la plata volviendo a un podio luego de dos décadas sin hacerlo.

Lo más atrapante vino del lado de las mujeres. En toda la historia olímpica del handball probablemente esta final femenina haya sido el mejor partido porque hubo emoción, drama e intriga en todo momento. Tal como había sucedido en Atlanta, Dinamarca y Corea del Sur arribaron al último encuentro. El tiempo regular de juego finalizó empatado en 25. Por lo cual hubo que ir al suplementario, que finalizó igualado 34-34. Los nervios se podían sentir en todo el estadio porque había que definir por primera vez desde los 7 metros. Las que menos fallaron fueron las nórdicas que pudieron festejar su presea dorada más sufrida de la trilogía. Las surcoreanas, que no eran candidatas para alcanzar esta instancia, eran todo llanto y no tenían consuelo. A la vuelta a su país fueron recibidas como heroínas.

Fue tan trascendente lo que hicieron estas jugadoras a pesar del segundo puesto que en una encuesta más de la mitad de los surcoreanos consultados afirmaron que la final femenina fue el momento más importante de Atenas 04. Esto no terminó ahí sino que este año se estrenó un largometraje que relata la historia de aquel equipo. El film tuvo mucho éxito en Corea del Sur, superando en la taquilla a varios de los tanques de Hollywood. Las danesas celebraron su último logro importante y después lentamente irían desapareciendo del plano internacional.

Como ocurre desde hace 36 años sin interrupciones, el handball volverá a decir presente dentro de los Juegos Olímpicos a partir del sábado con las mujeres y del domingo con los hombres esperando coronar a los nuevos dioses del olímpico handbolístico.

Imagenes

Foto 1: Croacia gana su segunda medalla en la historia en Atenas 2004.

Foto 2: Desahogo danés. En un partido épico ganaron en los penales su tercera medalla de oro en Atenas

Foto 3: Podio de Berlín 1936 con el equipo alemán y el público haciendo el saludo nazi. (Official Report)

Foto 4: Imagen del partido RD Alemania-Hungría en Montreal 76. Allí se produjo el debut de las mujeres. (Official Report)

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados