SuperHandball Magazine en MLA
Lima 2019 23/7/2019

Historia panamericana

Enviar Artículoenviar artículo

Luciano E. Giliberti

Los Juegos Panamericanos comenzaron en 1951, aunque la idea de organizar un evento de estas características venía dando vuelta desde la década del 30, cuando se desarrollaron en Buenos Aires. Pesé a los 68 años de existencia del evento continental, el vínculo con el handball nació en Indianápolis 1987. Desde el debut en la ciudad estadounidense, Argentina tuvo presencia perfecta en el torneo panamericano.

Indianápolis 1987: La primera vez
Las selecciones argentinas llegaron sin tener una preparación optima, especialmente por la falta de fondos, y compartieron el quinto y último puesto, aunque con diferentes contextos.

Los varones, con ausencias de jugadores de peso, hecho que enrareció el ambiente interno, perdió todos los partidos. A las mujeres, pese a ser las subcampeonas sudamericanas, el Comité Olímpico Argentino (COA) les bajó el pulgar por considerar que no tenían chances de medallas. Pero, como la organización a último momento pagó los pasajes para completar el mínimo de 5 equipos que obligaba el reglamento, Argentina, finalmente, participó.

“¿Qué más le podía pedir a las jugadoras, cuando un día viajaban, al siguiente le dieron licencia y a las 48 horas estaban preparando las valijas?”, expresó en su momento Enrique Menéndez, entrenador del equipo nacional, que sólo sumó derrotas.

La Habana 1991: Sólo los chicos
El comité organizador decidió no incluir una competencia femenina. Únicamente hubo masculina, en la cual Argentina estuvo cerca de no participar. Después de Indianápolis, la actividad de la selección fue escasa y el COA barajó la posibilidad de no presentar equipo por considerar que no era competitivo. Después de largas negociaciones y cabildeos, el COA dio el sí. “Se festejó como si fuese un campeonato”, recuerda Juan Carlos Rennis en su libro De Mano en Mano.

Ya en la ciudad caribeña, Argentina tuvo una actuación con un mejor nivel que 4 años antes. En el debut perdió 21-22 con Estados Unidos, que ganó con un gol dudoso a pocos segundos del final, luego Argentina cayó con Cuba 35-12. En la tercera presentación llegó el primer triunfo en los Juegos Panamericanos: 25-22 ante Canadá. La participación se cerró con una caída 17-14 ante Brasil. Otro vez quinto y último puesto, pero con mejores perspectivas.

Mar del Plata 1995: Medalla en casa
Los Juegos Panamericanos retornaron a Argentina después de 44 años con la ciudad balnearia como sede principal. El handball, sin embargo, con la idea de abaratar costos, se disputó en Villa Ballester. Al ser locales, las selecciones contaron con mayor apoyo.

Por el lado de los varones, lograron una histórica medalla de bronce. En un estadio Mundialista repleto, Argentina, con un plantel que incluía a Andrés Kogovsek, Juan Martín Rinaldi, Pablo Sznitowski y Gabriel Canzoniero, venció 20-16 a Estados Unidos para subirse por primera vez a un podio panamericano.

Entre las mujeres, con un plantel joven, la selección nacional terminó quinta y última, pero con una sensación de proyección de cara al futuro. La campaña fue la siguiente: 22-12 con Estados Unidos, campeón, 22-11 con Canadá, 23-21 con Cuba y 23-12 con Brasil.

Winnipeg 1999: Bronce otra vez
Argentina, luego de la clasificar por primera vez a un Mundial, en la rama masculina ya empezaba a tener una mayor figuración en el contexto continental y por eso había expectativa de conseguir algo más en los Juegos Panamericanos. Sin embargo, en las semifinales perdió 23-22 con Brasil en tiempo suplementario y la selección se conformó con repetir la medalla de Mar del Plata 1995, aunque esta vez con un sabor diferente.

Por el lado de las mujeres, con la base del plantel que meses más tarde tuvo el estreno mundialista, por tercera edición consecutiva, y última vez, cerró la tabla de posiciones.

Santo Domingo 2003: Plata amarga; plata dulce
Por primera vez el handball argentino veía a las dos selecciones compartiendo un podio en los Juegos Panamericanos. Ambos equipos ganaron la medalla de plata, pero con distinto gusto.

Los varones tenían una oportunidad clara de llegar a los Juegos Olímpicos, pero en la final perdieron con Brasil 31-30 un partido de alta tensión que se definió en tiempo suplementario, lo que significó un golpe muy duro con influencia más allá de lo deportivo.

La selección femenina, en cambio, se subió al segundo escalón del podio con la conquista de la primera medalla en los Juegos Panamericanos, que casi fue considerado como un título. Desde ese momento, Argentina no faltó en ningún podio.

Rio 2007: Sin Juegos
Nuevamente los varones llegaron con la ilusión de meterse en los Juegos Olímpicos, pero no pudieron. Después de ganar una emotiva semifinal ante Cuba por 30-29, Argentina en otra final con muchos nervios y que terminó en escándalo, cayó 30-22 con Brasil. También significó el cierre del ciclo de Mauricio Torres como entrenador argentino.

Con respecto a la selección femenina, en medio de una etapa de recambio, se colgó una meritoria medalla de bronce después de vencer 23-22 a República Dominicana en un encuentro muy parejo.

Guadalajara 2011: Pasaje a Londres
En la noche del lunes 24 de octubre se concretó el anhelo del handball argentino de clasificar a los Juegos Olímpicos. Los Gladiadores, con el impulso de lo ocurrido en Suecia 2011, pudieron sacarse la espina de los Juegos Panamericanos previos y consiguieron el pasaje directo a Londres 2012. En la final, después del gol imposible de Federico Pizarro, se impuso 26-23 ante Brasil.

La selección femenina, por su parte, retornó al segundo escalón del podio. En la final poco pudo hacer ante la contundencia de Brasil, que al año siguiente en Serbia ganaría el Mundial, y perdió 33-15.

Toronto 2015: Doblete olímpico
Esta vez las dos selecciones consiguieron el boleto olímpico para Río 2016. Ambos se colgaron la medalla de plata, pero como Brasil ya estaba en los Juegos Olímpicos por ser el local, se liberó el cupo continental.

La Garra vivió al límite en Toronto. En la primera ronda perdió 27-25 con Cuba un partido clave y las chances de encontrarse con Brasil en la semifinales eran demasiado altas. Sin embargo, cuando el panorama se había vuelto adverso, llegó una inesperada ayuda del otro lado del Río de la Plata. Uruguay dio el batacazo con un 33-28 ante las cubanas y Argentina volvió a depender de sí mismo.

Argentina terminó primero en el Grupo B y se cruzó con México. Se impuso 27-16 y al tener que enfrentar a Brasil en la final, se aseguró un inédito pasaje olímpico.

Los Gladiadores, por su parte, tuvieron un camino relativamente más plácido. Terminaron invictos en la primera ronda y se aseguraron el lugar en Rio 2016 luego de vencer 20-12 a Uruguay en un partido muy trabado. En la final cayeron 29-27 ante Brasil después de empatar 27-27 en el tiempo regular.

Desde jueves en Lima, primero con La Garra y después con Los Gladiadores como protagonistas, y con Tokio 2020 como principal objetivo, comenzará un nuevo capítulo de esta historia panamericana.

Fuentes
De Mano en Mano (Juan Carlos Rennis)
Archivo Superhandball

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados