SuperHandball Magazine en MLA
Alemania/Dinamarca 2019 27/1/2019

La cuarta fue la vencida

Enviar Artículoenviar artículo

Luciano E. Giliberti

Dinamarca cargaba con el estigma de tener buenos jugadores, pero que fallaban en los momentos trascendentales. En consecuencia, todo el talento que exporta a la Bundesliga o la liga francesa no se vía reflejado en títulos porque arrastraba un historial negativo en finales, con la excepción del Europeo 2012. Pero en Rio 2016 terminó con la hegemonía francesa y se colgó la medalla de oro y hoy como local volvió a dar una inédita vuelta olímpica.

En la definición de España 2013, los daneses sufrieron la peor derrota en la historia de las finales mundialistas porque cayeron con los anfitriones 35-19. Cuatro años más tarde, en Herninng, a Dinamarca, alentado por casi 15.000 personas, entre los que se encontraban miembros de la familia real, esta vez le tocó estar del lado del dominador y dejó sin chances a Noruega. Desde el principio mantuvo el control de las acciones y se impuso 31-22, resultado que le permitió conseguir un doble premio: el Mundial y la clasificación directa a Tokio 2020.

Dinamarca, que había perdido las finales mundialistas de Suecia 1967, Suecia 2011 y España 2013, contó con una figura excluyente como Mikkel Hansen, que terminó como el goleador del torneo. La estrella del PSG Handball siempre apareció en los momentos en los que más se lo necesitó. Otro factor clave fue Nicklas Landin, que con sus atajadas brindó seguridad y que le valieron estar dentro del 7 idea. También formó parte de ese equipo ficticio Rasmus Lauge.

“Tuvimos una defensa fuerte y muy buenos arqueros y eso es perfecto. Cuando estábamos en problemas los más jóvenes aportaban lo suyo. Somos un equipo muy fuerte y ningún equipo estuvo cerca de ganarnos, así que el título lo tenemos merecido”, señalo Nikolaj Markussen, jugador danés.

Noruega, más allá de no haber tenido la mejor actuación en la final, nuevamente redondeó un buen campeonato e igualó la actuación de Francia 2017. También contó con Sander Sagosen, una de las grandes figuras del Mundial con sólo 23 años, y tuvo dos jugadores integrando el equipo ideal: Magnus Jondal y Bjarte Myrhol.

El tercer puesto se lo quedó Francia en el partido más emocionante de la última jornada de Alemania/Dinamarca 2019. Los Les Blues se impusieron 26-25 con un gol de Nikola Karabatic sobre la bocina del final. La jugada tuvo que ser revisada por los árbitros para confirmar el gol.

Karabatic no llegó en las mejores condiciones físicas y recién ingresó al equipo en la anteúltima fecha de la primera ronda. Sin embargo, volvió a ser fundamental para que Francia se suba a otro podio. “No es la medalla más linda, pero estoy contento de volver a casa con este bronce. Tenía 6 meses de recuperación y acá estoy”, expresó la estrella francesa.

Con un nuevo campeón finalizó la edición número 26 del Mundial masculino, que quedará en la historia por ser la primera compartida entre dos países, experiencia que se repetirá en 2023 con Polonia y Suecia. Pero antes, en 2021, el Mundial por tercera vez se disputará en África. Al igual que en 1999 la sede será Egipto.

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados