SuperHandball Magazine en MLA
Gladiadores 1/8/2018

Manolo Cadenas ya dejó la ciudad

Enviar Artículoenviar artículo

Hernán De Lorenzi

Un año después de ser presentado por la CAH como nuevo entrenador de Los Gladiadores, el técnico leonés de 63 años ya reside en Brest. Días después de dirigir exitosamente a la selección argentina en el Panamericano de Groenlandia, partió hacia Bielorrusia para comandar al Meshkov de ese país, un equipo que además de ser poderoso puertas adentro, sueña con trascender en la Champions. En esta temporada, será rival del Montpellier de Diego Simonet en la fase de grupos.

Mucho se especuló sobre la repentina salida de Cadenas de nuestro país. La prensa oficial, rápida de reflejos, salió a explicarnos que es muy habitual que un entrenador de selecciones alterne su tarea con un club de primer nivel para complementar sus ingresos. Hasta ahí todo claro. Hay muchos ejemplos en el viejo continente, aunque no siempre con resultados exitosos. Semanas atrás, Pasqui quedó desvinculado de la selección rumana para concentrarse en el FC Barcelona. El propio Manolo dirigió simultáneamente al Wisla Plock polaco y a la Selección de España.

Lo que no tiene demasiados antecedentes es conducir dos procesos a más de 13 mil kilómetros de distancia. De todos modos, esto también podría ser materia de debate y nadie le quitaría a este verdadero sabio de nuestro deporte la oportunidad de demostrar su verdadera viabilidad.

El problema real es que Manolo ya firmó un contrato en el que su vínculo con Los Gladiadores tiene fecha de vencimiento. Según ese acuerdo, dejará de dirigir a nuestra selección una vez concluida la participación en el Mundial de Alemania/Dinamarca (enero 2019).

La prensa oficial de la CAH, a través de su presidente, adelantaba que la idea del entrenador era continuar con esa doble función hasta los Juegos Panamericanos de Lima (julio 2019) y eventualmente, si se lograba la clasificación, hasta los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Pero en la práctica, esa gestión ni siquiera tiene fecha concreta. Este lunes conversamos con Manolo en Handball de Primera y fue contundente sobre ese aspecto. No tiene plazos para sentarse a renegociar el contrato con el presidente del club. Los resultados con Meshkov serían la clave para ganar la confianza del dirigente y reescribir el vínculo.

Lo cierto es que, de mínima, el proyecto Manolo tal como se lo pensó a priori, ya no existe. Es decir, un Fórmula 1 que recorra el país, capte talentos y los desarrolle para insertarlos en una selección que pueda dar otro salto de calidad. Ese proceso, aún cuando el DT extienda su vínculo con Argentina, ya no ocurrirá. Su idea es monitorear desde Brest la tarea de Guillermo Milano, su hombre de confianza en el país. Ahora bien, si en febrero no queda nada de su relación con Argentina, tampoco ese desarrollo a control remoto tendría vigencia.

En síntesis, se nos fue Manolo. Después de un intenso año de trabajo que nos ilusionó a todos. No sólo con las expectativas previas, también por los resultados casi inmediatos. Aun en las derrotas, el equipo mostró progresos y una renovación de jugadores muy prometedora. Ni hablar del nivel que mostró para arrasar en el Panamericano de Nuuk.

¿Por qué se fue Manolo poco más de un año después? ¿Por qué no pudo "esperar" un año más hasta los Juegos Panamericanos de Lima, donde iba a tener una suerte de revancha después de la frustrante eliminación de España para los Juegos Olímpicos de Río? ¿Le debían dinero de sus salarios? Varios meses le debían.

Todo esto se lo preguntamos en la radio el lunes. "Nadie está al día en Argentina", contestó sin pelos en la lengua. ¿Qué es lo qué más desgastó al leonés para irse tan rápido de nuestro handball? Te recomiendo que escuches esta entrevista. Que saques tus conclusiones y que, por supuesto, las compartas con nosotros.

Hace poco más de 13 años, el handball argentino contrató a otro entrenador español que duró apenas 4 meses en nuestro país. Ese entrenador, que pasó sin pena ni gloria por el Cenard, poco tiempo después fue contratado por Brasil. Recorrió todo el país y se puso al frente de la captación. Años más tarde, al dejar la Verdeamarela para tomar a la selección española, que justamente había despedido a Cadenas, nos dijo en la radio que había dejado una selección competitiva para 15 años.

El proyecto Cadenas, independientemente del suceso que pueda conseguir en el Mundial, en términos de trabajo a mediano plazo, se parece más a ese Jordi Ribera de Argentina 2005, que al que se cerró en Brasil 2016.

Haciendo click en este link podés escuchar la entrevista con Manolo Cadenas desde Bielorrusia (desde 1:43:30).

Foto: Prensa CAH

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados