SuperHandball Magazine en MLA
ENTREVISTA DE ENERO 18/1/2008

Nicolás Pinciroli: "El profesionalismo marca la diferencia"

Enviar Artículoenviar artículo

Luciano Emanuel Giliberti

Las divisiones de ascenso español, junto con las de Italia, se han convertido en un lugar propicio para que varios jugadores argentinos puedan desarrollarse en un medio profesional o semiprofesional con un grado de competitividad muy alto y exigente. Una de las categorías que más compatriotas está acogiendo es la Primera División Nacional, que equivaldría a una tercera categoría (entre ella y Asobal está la División de Honor B). Uno de ellos es Nicolás Pinciroli, que desde el comienzo del actual certamen está haciendo sus primeros palotes en el exterior defendiendo el arco del Conscea Maristas Algemesí de la Comunidad Valenciana.

El ex Acha y Ferro llegó esta temporada a un conjunto que arribó a esta divisional por primera vez en la historia el año pasado y busca estabilizarse. La temporada anterior terminó noveno y para el certamen actual marchan decimoprimero en el Grupo C cuando se llevan disputadas 13 fechas. “El objetivo que nos planteamos fue estar en mitad de tabla hacía adelante. Por ahora no lo estamos consiguiendo. Tenemos una buena plantilla y confiamos que lo haremos en la segunda parte del año porque nos tocan partidos más accesibles de local y visitamos canchas donde podemos sacar puntos”, explica el marplatense desde Algemesí.

Por más de que la Primera Nacional sea una competencia de ascenso, el nivel que presenta es muy alto porque “hay clubes como el FC Barcelona o el BM Granollers que son filiales de Asobal, entonces tienen muy buenos jugadores y se nota muchísimo el profesionalismo ya que se dedican mucho a esto y eso se ve dentro de la cancha”, afirma Pinciroli, que divide sus días en Valencia jugando al handball y entrenando chicos de entre 8 y 10 años en el Colegio Marista de esta ciudad de 26.740 habitantes.

Pese de lo exigente que se presenta el torneo y aunque el arquero que supo ganar con la selección mayor en 2006 el Sudamericano y los Juegos Odesur de Buenos Aires es todavía uno de los nuevos, ya se está destacando, convirtiéndose rápidamente en una de las figuras del Maristas Algemesí. Gracias a sus destacadas actuaciones, esta cumpliendo satisfactoriamente las expectativas que pusieron sobre él los medios y el publico cuando lo tildaron como la incorporación más importante para la temporada 2007/2008. “Eso me dio muchas ganas, confianza y por suerte me están saliendo las cosas bien, tanto en lo deportivo como entre mis compañeros, que son buena gente y me hicieron sentir en casa desde el primer día. Yo sigo poniendo lo mejor de mí para cumplir con lo que el club esperaba de mi”, comenta el campeón del Panamericano Juniors Mar del Plata 2005.

Tal es el nivel que está demostrando Pinciroli, que le valió una convocatoria para integrar un combinado con jugadores que militan en distintos clubes valencianos de la Primera Nacional y le permitió vivir la llamativa situación de tener que enfrentar a la Argentina, en lo que fue el último encuentro previo al Torneo Internacional de España. Aunque fue un amistoso, no deja de ser una situación extraña porque enfrentó a la selección de su propio país, a la que supo representar con éxito tanto en juveniles como en mayores. Pero más allá de este peculiar hecho, lo más importante es que también le tuvo la posibilidad de mostrarse en acción ante el flamante cuerpo técnico argentino, algo que no siempre es posible.

Con respecto a su evolución como jugador, el guardameta surgido en ACHA de Mar del Plata explica: “tuve la suerte de adaptarme rápido. Comencé con buenos partidos, pero la mayor diferencia, y aún la noto, es en los extremos. Fueron quienes más daño me hicieron. Creo que ahí es donde tengo que mejorar. Todavía me falta bastante, me siente mucho más cómodo y me estoy poniendo en el ritmo de la liga. El juego es mucho más veloz y los jugadores tienen cualidades, tanto de salto como de definición”.

Uno de aspectos más duros en los cuales siempre es complicado acostumbrarse para jugadores que van al exterior es adaptarse a la nueva vida afuera de la cancha y Nico no fue la excepción, más teniendo en cuenta que Algemesí es un lugar en el donde la lengua regional es muy fuerte, llegando a relegar al español. “Aunque parezca un poco raro, el idioma se complica, porque al no estar en Valencia capital y ser un pueblo, la gente casi no habla español, hablan valenciano. Si bien cuando yo hablo me entienden, pero me hacía difícil entender lo que decían. Siempre me pusieron la mejor cara. Eso me ayudo mucho y ahora estoy muy bien por suerte”.

CLIKEAR SOBRE LAS FLECHAS PARA VER MÁS FOTOS

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados