SuperHandball Magazine en MLA
Opinión 2/8/2017

¿Para qué jugamos?

Enviar Artículoenviar artículo

Román Bravo

En un país como el nuestro, resultadista de números, de puestos, de victorias, de cortoplacismo, es complicado no jugar un torneo con la intención primaria de ganar y llegar lo más lejos posible. Si apostamos al futuro y nos va mal, corremos el riesgo de perder nuestro trabajo, literalmente hablando. En Argentina, en muchísimos casos, importa el hoy.

Entonces, pensando en que tenemos este problema, que excede muchas veces lo deportivo, ¿para qué jugamos? Está claro que, en el deporte de categorías mayores, el resultado es lo importante. Obvio que la forma es fundamental. El camino por el cual se llega al éxito es vital, pero el objetivo siempre es ganar. Ahora, en inferiores, debemos pensar cuál debe ser la misión ¿Armamos equipos para ahora, para llegar lejos, o pensamos en foguear recursos que puedan alimentar un equipo senior, restándole importancia al presente de estos mismos jugadores?

Este debate es enorme. Están quienes piensan que a los jugadores hay que enseñarles a ganar desde el primer día, a ser competitivos desde chicos, que lo importante es la victoria siempre, como sea, y que si un triunfo de ahora cuesta no darle tiempo en cancha a jugadores que hoy no rinden tanto como otros pero que tienen más futuro que esos, vale la pena. Están también los que lo toman como un juego, como parte del crecimiento. Obvio que enseñan a ganar, pero bajan una línea de que sí importa el cómo. Y están los que mezclan las dos cosas, los que intentan llegar lejos sin descuidar el futuro. Hay para todos los gustos.

El balance siempre es lo más sano. A veces nos quedamos con los ojos llenos de handball viendo jugadores que hoy la rompen, pero que por una cuestión física sabemos que tienen un techo. También nos “aburrimos” al ver pibes que hoy no están al nivel que la competición requiere, pero que son dueños de aptitudes fundamentales que, con paciencia y trabajo, pueden nutrir selecciones mayores.

El ADN argentino siempre quiere ganar. Y está bien que así sea en mayores, aunque algunos le den más o menos importancia a la manera de lograrlo. Pero con los chicos, me pongo del lado de la vereda que defiende el lema "el camino a la victoria sí es vital". No nos sirve quedar bien arriba en una tabla si dejamos poco a futuro. Formemos, enseñemos a jugar primero y a ganar después. Si jugamos, lo más probable es que ganemos. Y si no ganamos en número, seguramente estaremos logrando una victoria que se celebrará más adelante.

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados