SuperHandball Magazine en MLA
La Garra 21/8/2018

Peruchena: “Pensábamos que hasta fin de año teníamos el puesto asegurado”

Enviar Artículoenviar artículo

Juan Manuel García

El ex entrenador de la selección argentina charló con Superhandball y contó sus sensaciones tras la decisión que tomó la CAH de finalizar su vínculo con La Garra.
 
De manera inesperada, la Confederación Argentina de Handball le puso punto final al ciclo de Eduardo Peruchena al frente de La Garra. Después de la medalla plateada en los Juegos Sudamericanos de Cochabamba 2018 y con el clasificatorio al Mundial de Japón a la vuelta de la esquina, se pensaba que Raqui iba a continuar en su cargo, al menos hasta fin de año. Pero, rompiendo con todos los pronósticos, el presidente de la CAH, Mario Moccia, optó por desvincularlo.
 
En una charla con Superhandball, el ahora ex entrenador del combinado nacional femenino contó sus sensaciones, tras ser destituido de su puesto, y reconoció que “sin una evaluación posterior a Cochabamba, pensábamos que hasta fin de año teníamos el puesto asegurado”.
 
- ¿Cuáles son sus sensaciones tras la decisión que tomó la CAH de finalizar su vínculo con la Selección?
- Después de 6 años, la evaluación de si un ciclo está terminado o no es subjetiva. Si la comisión de la CAH entiende que el ciclo está terminado, más allá de que no lo piense así y tenga energías, ideas y proyectos para seguir, lo tengo que aceptar. No es que va un año y recién empieza. Nos cayó como un balde de agua fría. No veíamos oportunidad que en este momento del año se produzca este recambio. Cuando volvimos de Cochabamba, era un momento de evaluación y podría haber sido ahí, porque las jugadoras tuvieron descanso. Si no, a fin de año era lo lógico. Lo que me explicaron es que el torneo que se iba a jugar en junio, que es clasificatorio al Mundial de Japón, se adelantó por una decisión de la IHF a diciembre de este año y, teniendo en cuenta lo que ellos pensaban, que ingrese un técnico para afrontar los dos Panamericanos y el Mundial, que sería la actividad para el año que viene, decidieron adelantar la salida.
 
- Si uno analiza su ciclo, va a encontrar más resultados positivos que negativos, además de una clasificación a un Juego Olímpico ¿En qué piensa que se basó la CAH para tomar esta decisión?
- Pienso que debe haber incidido, por lo que ellos me dicen, los 2 últimos resultados con Brasil, que no fueron positivos. Me parece que, en esta comparación que se hace con los resultados del equipo olímpico que obtuvo con Brasil en los últimos enfrentamientos, hay que hacer una evaluación de las jugadoras, principalmente en defensa, que ese equipo perdió y que en el recambio se sienten esos kilos de menos, esa experiencia de menos. Hay que darle tiempo a un equipo que pasó de tener un promedio de edad de 28 o 29 años, a tener 22. A eso, hay que sumarle las bajas que tuvimos para esos 2 partidos, que son realmente importantes. A partir de esto, creo que con el equipo completo y con un poco más de rodaje de las jugadoras que se sumaron, que vienen creciendo día a día, esos partidos con Brasil pueden parecerse nuevamente a los de Toronto o Dinamarca.
 
- ¿No fueron objetivos en su decisión y se dejaron llevar por dos resultados que se dieron en finales de competencias?
- Quizás esta pregunta sea más para ellos que para mí. Lo que te puedo decir es que Brasil es nuestra vara. Nuestro posible salto de calidad o crecimiento pasaría por ganarle a Brasil. En este momento, Brasil no está tan fuerte como cuando fue campeón del mundo y sería un paso intermedio entre ganarle a un europeo. Sería prácticamente lo mismo, ganarle a un europeo o ganarle a Brasil, sería el mismo logro. Pasaría a ser nuestro primer escalón de superación. Un escalón es seguir como el 2 de América, pero ese ya lo tenemos. El logro vendría por vencer a Brasil, especialmente en Lima, si uno juega una hipotética final en ese torneo, va a Tokio 2020.
 
- ¿Sintió que ya no tenía el apoyo de la dirigencia, que le soltaron la mano?
- Eso es difícil de establecer, porque el año vino complicado para el país, por las reformas que hubo en el ENARD y los recortes que sufrió la Secretaría de Deportes en cuanto al presupuesto. No tuvimos gira. Está complicado también a nivel handball, porque está el conflicto entre la IHF y la Panamericana, que también nos afecta, nos roba atención. Están otras actividades importantes, como son los Juegos Olímpicos de la Juventud, que también nos roba atención y hasta presupuesto. Hay que destinar becas y cosas para los chicos que van a participar de ese torneo. Ante este panorama es difícil establecer si son todas esas complicaciones. La realidad es que fue un año difícil hasta acá. Las jugadoras lo sufrieron.
 
- Pero más allá de lo económico ¿sentía que tenía la confianza y el apoyo de la CAH?
- Mi relación con la dirigencia siempre fue correcta, desde el primer minuto que ingresé a la selección y hasta el último minuto. Es un poco también, mi manera de llevar las relaciones adelante. En esto no hay misterios. Ya en el último tiempo, sabíamos que después de tanto tiempo, los resultados iban a mandar en lo que tenía que ver con nuestro destino. Habiendo obtenido la clasificación a Lima y sin una evaluación inmediata posterior al torneo, pensamos que hasta fin de año teníamos el cargo asegurado.
 
- ¿Cómo evalúa su paso por la selección?
- Siento que fueron los años más importantes de mi carrera, que crecí mucho como profesional y como persona en estos años. Pienso que las metas más importantes que nos propusimos en este periodo se cumplieron. Que tuvimos picos de rendimientos muy buenos, que los mejores momentos del handball femenino en la historia, se vivieron en esta etapa. Rescato como punto máximo Toronto 2015, la participación en los Juegos Olímpicos Rio 2016, el Panamericano jugado en Ballester fue un pico de explosión del handball femenino en todo lo que tiene que ver con la supremacía sobre países que nos daban batallas, la cantidad de gente que nos fue a ver, la organización. Fue un pico máximo de lo que es el handball femenino argentino, más allá de que la final no fue la ideal. El último Mundial empaña un poquito lo realizado, pero teniendo en cuenta la dificultad de la zona que nos tocó y las bajas que tuvimos, en la evaluación eso tendría que contar para que sea justa. En líneas generales, fue un periodo más que positivo para nuestro handball femenino.
 
- Sin dudas que la CAH está en todo su derecho de tomar la decisión que ellos consideren que es la correcta, pero ¿no sienten que fueron desprolijos en cuanto al manejo de la situación?
- Como dije antes, esperábamos una evaluación al regreso de Cochabamba, pero no esperábamos que esto pudiera pasar ahora en agosto. Las razones que nos dan son entendibles, pero nos complica un poco esta salida. Está dentro de las reglas del juego.
 
- ¿Cuáles son esas complicaciones?
- El cuerpo técnico no soy yo solo, somos muchos los que trabajamos y que, de un día para el otro, nos quedamos sin trabajo. A alguno le va a costar más que a otro reinsertarse. Es una época del año medio complicada para algunas cosas. Pero, como dije antes, son las reglas del juego.
 
- ¿Pudo hablar con las jugadoras?
- De manera personal, muchas del plantel se comunicaron con nosotros y nos dieron su respaldo y solidaridad, porque siempre mantuvimos una muy cordial relación con el plantel, en base siempre al resto y al trabajo en equipo. En ese aspecto nos quedamos tranquilos y contentos.
 
- ¿Cuáles son los pasos a seguir a partir de ahora?
- Hay que recargar energías rápidamente, ponerse fuertes de nuevo y buscar metas nuevas, que nos generen motivación y la posibilidad de seguir trabajando, porque lo necesitamos.

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados