SuperHandball Magazine en MLA
LA COLUMNA DE DANTE 5/2/2013

Qué mundial, Ostia!

Enviar Artículoenviar artículo

Dante Prina - Enviado Especial

Se hablaba de un mundial de transición, de recambio en varias selecciones, de jugadores muy cargados por haber sido un año de Campeonato Europeo, Juego Olímpico, Champions, Ligas locales... De alguna manera el diagnóstico previo era el de no encontrarnos con el 100 x 100 del potencial de nadie.

En parte, esto se dio de alguna manera en selecciones que llegaron con lo justo al final. Sin embargo, habiendo hecho esta aclaración, con lo que me he encontrado de cuartos de final en adelante fue UN MUNDIAL DE LA OSTIA, que superó con creces ese avaro pronóstico previo, por la intensidad en el juego y su espectacularidad .

Mencioné "de cuartos de final en adelante" porque, evidentemente, con los 8 equipos europeos en los tramos finales, era una emulación del Europeo de selecciones, torneo donde, según mi criterio, siempre se ha visto lo mejor de este deporte.

Más velocidad

Este mundial nos ha mostrado, a las claras, el cambio palpable, esa tendencia constante hacia una mayor velocidad y espectacularidad en el juego. Para el espectador y, en especial, desde el punto de vista televisivo, existieron partidos como Francia vs. Alemania, España vs. Croacia,  Rusia vs. Eslovenia, Croacia vs. Francia, España vs. Eslovenia, Dinamarca vs. Croacia... todos choques que no dieron un segundo de respiro, un ritmo terriblemente vertiginoso, donde cada acción podía transformarse en determinante de cara a la definición de cada partido. Todo esto, al margen, desde ya, de la atípica, inesperada e insólita final entre España y  Dinamarca

En mucho ha colaborado la tendencia arbitral de favorecer el espectáculo, castigando rigurosamente la deslealtad extrema. Se vio dureza, fortaleza en cada choque de uno contra uno, pero siempre en el marco de una aplicación del reglamento estricta, cosa que, evidentemente, embelleció el transcurrir de cada partido.

El mundial de las defensas

Sin entrar en grandes detalles tácticos, las defensas predominantes presentaron sistemas defensivos 6-0, variando constantemente las profundidades, con variantes de extremos que "sorpresivamente" salían a tomar a laterales (caso España) ó el 5-1, muy chato en general.

Dentro de todos los sistemas defensivos 6-0 que se pudo ver en el mundial, sobresalieron, a mi entender, 2 bloques defensivos con significativa capacidad en los blocajes: Hablamos de las selecciones de Hungría y España.

Entre los combinados con sistema 5-1, para observar y sacar mayores conclusiones sobre su accionar, me quedo con el avanzado ruso Dibirov de tremenda dinámica en los desplazamientos defensivos... movimientos que me hicieron recordar al mítico Talant que hace 21 años atrás disputaba con CEI la final olimpica ante Suecia, en el mismísimo Sant Jordi.

Contras espectaculares y uno contra uno

En el contraataque se incrementó de manera notoria la espectacularidad en las definiciones. Se ha visto un incremento en el uso táctico del saque de centro después de cada gol, y en este rubro Eslovenia, Dinamarca y Alemania han mostrado un camino muy interesante a imitar.

En el ataque posicional no han existido grandes variantes pero si una mayor intensidad y agresividad en las acciones "uno contra uno" con claras intenciones de mantener, a como dé lugar, la continuidad en la circulación rápida del balón.

El repliegue y el arco: los pilares

En la elite del handball, tener déficit en el repliegue defensivo, es un camino directo al suicidio colectivo. Es que, cualquier equipo competitivo carece de éxito, si fracasa en esa fase. En ese rubro, el de evitar recibir goles fáciles de contraataque (hasta la hecatombe de la final) había sobresalido Dinamarca.

En lo individual, la figura de los porteros fue decisiva. Como siempre, los que más sobresalieron Sterbik (España), Landin (Dinamarca) - a excepción de la final - y, por su depurada técnica, el húngaro Peter Tatai .

El puesto por puesto

No he percibido al gran central, al gran estratega. Hansen fue el que más gravitación tuvo en ese aspecto conduciendo a Dinamarca, pero luego de su pésima final se alejó muchísimo de una consideración de privilegio. El central ruso Pavel Atman tuvo grandes momentos en la conduccion de su selección.

En el lateral derecho me quedo con Jorge Maqueda (Esp), Lazlo Nagy (Hun) y Jure Dolenec (Slo). Del otro, partiendo por el central y como jugadores más dañinos, me quedo con Nikola Karabatic (Fra) y Domagoj Duvnjak (Cro).

En los extremos se destacaron, a mi entender: en la izquierda, Valero Rivera Folch (Esp) y Timur Dibirov (Rus), en la derecha Ivan Cupic (Cro), Albert Rocas (Esp) y Victor Tomás (Esp).

En el pivote me sorprendió la potencia, en especial de Julen Aguinaalde (Esp),  Patrick Wiencek (Ale) y naturalmente, de Cédric Sorhaindo (Fra).

Sin lugar a dudas me saco el sombrero con Valero Rivera, DT de España, pero también con otro colega que dio que hablar con mucho trabajo, menos herramientas y un juego espectacular, me refiero a  Boris Denic, DT de Eslovenia.

En colectivo

Como idea global, entiendo que aquellas selecciones, donde se ha podido potenciar la estructura colectiva del equipo por sobre las individualidades, han marcado el destino del  desarrollo final del campeonato.

Asi lo priorizó Eslovenia, que le ganó a Rusia, a Hungría y a Serbia en un partidazo de la primera fase) y que llegó hasta donde pudo, hasta que España, un equipo superior, le ganó  de buena manera.

Otro gran ejemplo es Alemania, que sin tanto nombre y en silencio, le pegó el primero de los cachetazos a Francia.

Dinamarca, como equipo, brilló en todas las instancias previas hasta que, increiblemente,  desapareció de la final.

Evidentemente y siguiendo esta línea de pensamiento, España se superó como equipo y creció como tal a lo largo del campeonato, llegando a mostrar un bloque estupendo en la final.

Rotación clave y un gran campeón

Algo para estudiar detenidamente en los partidos e incluso en la estrategia global del desarrollo de este campeonato tan desgastante para todas las selecciones es, desde el punto de vista de la conducción, “la rotación de plantel" realizada por los europeos. Esto debe ser analizado muy concienzudamente por todos nosotros, pero en especial, por quienes somos DT´s para poder sacar conclusiones que bien podrán aportar muchas mejoras a nuestro handball.

El Campeonato de España de Balonmano fue una fiesta de este deporte, con una organización impecable, con una final histórica y con una España que se vacío en ella,  ganándola de punta a punta y apabullando a una Dinamarca desconocida que lo califican como un merecidísimo e indiscutido campeón.

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados