SuperHandball Magazine en MLA
BUNDESLIGA ALEMANA 25/8/2010

Replay de Hamburgo: Una sana costumbre.

Enviar Artículoenviar artículo

Adrián Pisani

El martes 24 de agosto, ante 8.000 espectadores, fuimos testigos del comienzo de una nueva temporada de la mejor liga del mundo. Como se acostumbra desde el año 1994, la actividad oficial comenzó nuevamente con la disputa de la Super Copa.

Los equipos que disputaron el preciado trofeo fueron dos eternos rivales: THW Kiel, que accedió a esta final al ganar el pasado campeonato alemán, y HSV Hamburg, por ser el ganador de la Copa Alemana. Cabe destacar que 4 de las últimas 5 finales fueron jugadas por estos dos equipos. Las zebras de Kiel, a pesar de haber jugado en 12 oportunidades este torneo, solo pudieron conseguir el trofeo en 5 ocasiones. El pasado año la victoria había sido para los de Hamburgo por 35 a 28.

Ambos planteles llegaron a este partido con bajas importantes y diferentes motivaciones. Por el lado de Kiel, las más notables eran las ausencias del francés Narcisse y el sueco Andersson. Por el lado de Hamburgo la ausencia más importante era la de Krystof Lijewski. Los defensores del título querían repetir lo logrado el año anterior en honor a su técnico Martin Schwalb quien dirigirá al equipo por última temporada, para luego desempeñarse como manager del mismo.

La superioridad del Hamburgo quedó plasmada desde un comienzo y se mantuvo a lo largo de todo el partido. Dejando de lado los últimos dos minutos del encuentro, nunca estuvo en juego dicha hegemonía. Ya a los 7 minutos de la primera mitad, el Hamburgo se posicionaba 4-0 en el marcador, gracias a buenas combinaciones entre Pascal Hens y el pivot francés Bertrand Gille, lo que obligó al técnico islandés Gislason a pedir un tiempo muerto. El ingreso de Aron Palmarsson y las embestidas de Cristian Zeitz por el lado de zebras, lograba emparejar el cotejo y el tanteador.

Es sabido en la jerga popular, que si un arquero y su defensa tienen una destacada actuación, difícilmente se pierda ese partido. Las atajadas del sueco Sandström y la aguerrida defensa del Hamburgo lograban lo que del otro lado resultaba imposible. Ni Omeyer, ni la defensa del Kiel, eran capaces de cortar el juego preestablecido del Hamburgo. Todos los esfuerzos por evitar los disparos de 6 metros de Gille y luego de Igor Vori, resultaban en vano. Para desgracia de las zebras, en el Hamburgo su extremo derecho Lindberg estaba encendido, transformando en gol cada ocasión que se le presentaba (9 goles).

El primer tiempo iba a culminar con un resultado ajustado de 13-11 a favor del Hamburgo, que no terminaba de plasmar en el marcador la superioridad que si mostraba en el terreno de juego, frente a un Kiel con grandes falencias defensivas y poca capacidad de resolución en ataque.

El segundo tiempo comenzaría nuevamente con una embestida de Hamburgo que a los 9 minutos del complemento lograba colocarse a 5 goles de distancia, gracias a las anotaciones del reciente ingresado Lackovic y del pivote Igor Vori.

Sandström y luego Johannes Bitter, seguían parando las arremetidas de un Kiel sin ideas, empujado únicamente por las acciones individuales de su gran tirador Jicha, las entradas de de Zeitz y el ingreso de Reichmann. El extremo derecho convertiría sus 3 ocasiones de gol, para dejar al Kiel a dos anotaciones de distancia, a falta de 15 minutos del final.

Créase o no, fallas infantiles también ocurren en el más alto nivel: un error del jugador Kubes, que ingresó antes de que finalice su sanción, tras haber sido excluído, le costaría a Kiel otros 2 minutos adicionales con un hombre de menos. Esto posibilitó al HSV estirar su ventaja en el marcador.

Pero como ya es sabido en la Bundesliga, al Kiel no hay que darlo por muerto ni aún muerto. La garra del último ganador de la Champions League y las paradas del ingresado Palicka, lograrían que a falta de 40 segundos las Zebras estuvieran a sólo 1 gol de empatar el encuentro.

A pesar de las atajadas del portero sueco del Kiel, el técnico islandés mandaría a la cancha a Omeyer, para que se ponga el traje de héroe. A falta de 5 segundos, una superioridad numérica permitiría al extremo derecho (gran estrella de la noche) Lindberg tener la chance de decretar el final del encuentro. Pero una parada espectacular de Omeyer le daría a las zebras una última e inesperada chance que no iban a saber capitalizar. Con escasos segundos por jugar, sería el extremo Reichmann quien realizaría un foul de ataque, lo que daría por finalizado el encuentro para alegría del Hamburgo.

Como no podía ser de otra manera, el partido terminó siendo emocionante y los 8.000 espectadores que se hicieron presentes en la Olympiahalle de München aplaudieron a ambos equipos de pie, esperando por el inicio de otra emocionante edición de la Bundeslinga alemana.

Observaciones:

- MVP, Igor Vori
- Goleador del encuentro: Lindberg (HSV Hamburg)
- Hay un gran rumor instalado en la prensa que ayer fue confirmado por el jugador Zeitz, que asegura que el FC Bayern München quiere invertir una interesante cantidad de dinero para tener un equipo de handball competitivo en Bundesliga.

Fotos: Adrián Pisani - Enviado Especial.

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados