SuperHandball Magazine en MLA
Nacional de Clubes 16/9/2019

Sin lugar para sorpresas

Enviar Artículoenviar artículo

Román Bravo

UNLu Campeón. Si no hubiese mantenido la corona, hubiese sido noticia. Era el gran candidato. No hubo sorpresa. Jugó a un alto nivel en ataque, defendió como piden este tipo de torneos y contó con la gran figura del campeonato, la misma que en el Nacional 2018: Juan Bar. Se acaban los calificativos para el arquero. De hecho, tan así nos tiene acostumbrados que verlo debajo del 35-40 % de atajadas sería algo raro.
 
Los de Elio Fernández dejaron, ya hace un tiempo, de ser una suma de estrellas. Hoy no tienen a Federico Pizarro pero tienen a Ignacio, que te mata en la contra y del extremo. Cuentan con los 3 Fernández. Uno que defiende durísimo y los otros dos que se turnan en la dirección de juego y manejan los hilos. JP y Federico hacen jugar colectivamente a un equipo que tiene muchas variantes. Juego con pívot, lanzamiento externo, penetración, subida rápida de contra, de primera o segunda oleada, juventud con picardía y experiencia en los puestos claves. Completo el campeón. 
 
El segundo, Dorrego, algo que tampoco fue sorpresa. Los de Busolín tienen la misma base del año pasado, cuando ganaron el Clausura, pero en la final se quedaron sin eficacia desde los 9 metros y fallaron mucho en el primer tiempo, cayendo siempre en la lucha del cuerpo a cuerpo. Ni Basualdo, ni Bellia, ni los Arrom, ni Antonacci pudieron destrabar el partido desde fuera, algo que Dorrego había mostrado en el pasado cuando sí pudo vencer a UNLu. De todas formas, sigue siendo un equipo jugón, con muchas ideas. Pero ayer no le alcanzó. 
 
Ferro se colgó el bronce, lo esperado. Los pibitos de Duhau, cada vez más pibitos, pudieron doblegar a Maipú y se subieron nuevamente al podio. El trío Ceccardi, Bustamante y Vacarezza le dan tanto ritmo de balón que si tienen medio metro, se tiran de cabeza. Si Ferro mantiene ese bloque de pibes, le suma a los nuevos zurdos y defiende duro, de acá a unos años volverá a pelear campeonatos en serio. Pero tiene trabajo por delante, el recambio se nota y los nuevos talentos tienen que acomodarse.
 
Maipú termino cuarto. Lo esperado. Con buenas intenciones, los de Souto Cueto tuvieron en Juan Pablo Cuello a uno de los mejores jugadores del torneo. Quizás le faltó experiencia para cerrar los últimos 10 minutos, donde pudieron enfilar el partido para su lado. Gratamente aceptable lo de los mendocinos, con buenos talentos en ataque y un arquero, Moisés, que fue el segundo mejor. Claro, delante estuvo Bar. El mejor del interior puede volverse a su provincia con un buen sabor de boca, nadie los pasó por encima y dieron la talla.
 
No hubo novedades. Seguramente el Nacional más esperado de los últimos años. Se dio la lógica, no hubo hueco para media sorpresa. UNLu va por 4 de 4. Así, de esta manera, será difícil que se le escape.

Foto: Germán Páez/Femebal

Publicidades

Encuesta

¿Qué producto SH consumís más?
El sitio Web
El perfil de Facebook
El perfil de Twitter
El sitio Web y Facebook
El sitio Web y Twitter
Facebook y Twitter
Web, Facebook y Twitter
Votar

Ver resultados